CHARLAS SOBRE NURSERY:

Historias reales de padres reales

La historia de Rebekah

story

A veces en la vida consigues lo que deseas, y mucho más. Cuando Rebekah y su esposo estaban en el proceso de adopción de su primer hijo, Rebekah descubrió que estaba embarazada. Seis meses después de adoptar a Landry, su hijo, nació Eva. Un año después, el hermano menor, Hudson, se sumó a la tropa.

Debido a que adoptó su primer hijo, Rebekah afirma que planeó usar leche de fórmula desde el comienzo. Lo que no planeó fueron los problemas estomacales que Landry sufrió durante su primera infancia. A partir de la recomendación de su pediatra, y porque le preocupaba la calidad del agua corriente, Rebekah comenzó a mezclar la leche de fórmula con agua Nursery®. “Con todos los problemas estomacales que tenía Landry, no quería agregar más impurezas a su pequeña pancita”, recuerda Rebekah.

Luego de investigar un poco, Rebekah recuerda haber ido a una tienda en la que encontró el agua Nursery en el pasillo de productos para bebés. “Cuando vi la etiqueta, me llamó la atención y parecía ser lo que necesitaba”, dice Rebekah. Transcurridos alrededor de tres meses, los problemas estomacales de Landry por fin desaparecieron.

Tres meses más tarde, nació Eva y Rebekah la amamantó durante varias semanas. Sin embargo, Rebekah confiesa que su hija tenía unos cólicos terribles. Y Rebekah estaba preocupada por su producción de leche. Una vez más, Rebekah recurrió a su pediatra, quien le recomendó que se sacara leche y complementara la alimentación con leche de fórmula, que Rebekah mezcló con agua Nursery.

Al poco tiempo, Eva comenzó a mejorar.

“Recuerdo las noches sin dormir, con la preocupación de no saber si estábamos dándoles lo que necesitaban”, cuenta Rebekah. “Con la leche de fórmula, podía ver cuánto estaban tomando y, al agregar agua Nursery, sus estómagos se aliviaron y todo se calmó”.

Rebekah afirma que el hecho de saber que el agua Nursery es agua purificada que se puede transportar le dio tranquilidad, pues resultaba sencillo tener agua potable siempre a mano, incluso al momento de viajar.

Rebekah bromea con que, tras haber tenido dos recién nacidos al mismo tiempo, y al haberse sumado un tercero poco tiempo después, sus amigos la consideran “la mamá de todas las cosas”. Y dice que, dado que tuvo una experiencia tan positiva con el agua Nursery, recomienda esta agua para bebés a otras mamás para que la mezclen con la leche de fórmula y el cereal de arroz, y para que la usen en vasitos entrenadores cuando los bebés tengan edad suficiente para tomar agua sola.

*Los participantes fueron compensados pero las opiniones son propias.


Comparta su historia con la enfermera Linda. Comuníquese con nosotros aquí.